miércoles, 13 de julio de 2011

Felicidad que bonito nombre tienes

Todos hemos pasado tiempo buscando la felicidad, pero no nos dábamos cuenta de que nos confundíamos al buscar, no debemos buscar lo que nos hace feliz. Más bien debíamos encontrar nuestro significado particular de la felicidad, que no siempre es el mismo. Porque no todos soñamos con las mismas cosas. Yo hallé la felicidad, en el momento en el que se me olvido que estaba buscándola; porque sin querer pare mi incesante viaje tras ella.

Y después de mucho me dí cuenta, de que ya existen muchas cosas tristes en la vida, muchas más de las que podemos apreciar, por eso me dije a mi misma que en esta vida hay que viajar con una sonrisa de repuesto en la maleta puesto que es lo único que necesitamos. Me dije a mi misma que no permitiría que la felicidad me abandonara ni un sólo día y la tristeza me arruinara ni un sólo momento.
Aunque en algunas ocasiones ésta lo intente con todas sus fuerzas.

Ya existen muchas cosas por las que desesperarse, echarse las manos a la cabeza y romper a llorar. Ya es hora de que busquemos todas aquellas escondidas, por las que gritar y saltar de emoción.
Por eso y porque lo considero divertido, me rio de todo;pero primero me rio de mí misma.