lunes, 17 de octubre de 2011

Sumisión o comodidad





Que ha pasado con la más que nombrada mujer florero...
quizá se canso y decidió ser la flor única de  su jardín.
Aquella que desde su jardín, le encantaría replantar el mundo de flores como ella,
para la que ningún obstáculo es imposible y que ve recompensado sus propios logros
en el camino.
Pero no todas rompieron su florero por un horizonte más amplio,
simplemente se resignaron a cambiar su nombre,
adornando su vida
Que nadie se confunda, que no es lo mismo una mujer sumisa
que una mujer cómoda.  Aunque parezcan  iguales no lo son.
Por desgracia la mujer sumisa sólo tiene voz cuando se encuentra sola,
sin ninguna sombra que ahogue su debilitado pensamiento.
Sin embargo la mujer cómoda que no acomodada,
es aquella que camina con soberbia, con un tono prepotente
y la que conoce todo desde los principios de la historia;
la mujer cómoda no pierde la voz, si no que se ha acostumbrado a ser la pesadumbre de los que la rodean y disfruta con ello reclamándolo como un derecho innato a su especie.
Si pusiéramos un sinónimo cruel a tal espécimen seguramente sería inane.

jueves, 6 de octubre de 2011

Contar, leer... y que más da.






Uno de los secretos mejor guardados de toda la literatura infantil.... 
Ya tenemos respuesta a todo aquel que nos diga que los cuentos, se leen o que contar y leer es lo mismo.
 Lo cierto es que por fin llegamos a la raíz del problema. ¿Realmente entendemos la diferencia entre un libro cualquiera y un cuento? ¿Existe diferencia entre leer y contar? Cuando nombramos o tan solo imaginamos la palabra cuento en nuestra cabeza, se enciende una pequeña lucecita mágica, que se escapa  y se deja ver cuando tornamos ligeramente los ojos.
 El problema es serio. ¡No sabemos lo que es un cuento! 

Un cuento no es cualquier libro. ¡Qué va! Un cuento es esa manera que utilizamos para contar una historia habitual  de forma interesante, no sólo para nosotros mismos sino para cada uno los oyentes. 
Son pocas las personas que tienen la capacidad de hacer  de la vida una historia diferente, de contar las penas con un toque divertido

En uno de mis cuentos favoritos el autor es capaz de mostrar de forma divertida la inexpresividad de un niño y convertirla en un juego en el que a todos nos gustaría participar y pintar su vida de color.

¿Cuándo vamos a dejar de pensar que los cuentos y los dibujos no son solo para niños?