lunes, 14 de noviembre de 2011


En qué momento deja de compartirse una emoción
es probable que la emoción se mantenga latente 
pero las personas encargadas en que se mantenga han fallado
Puede simplemente que poco a poco otros ocuparan su lugar
y ese proyecto en común dejase de ser sólo de los dos.
La rabia de no poder o no saber que decir, las ventanas se inundan 
cuando vuestro proyecto común se convierte en una obra de remodelaje
ajena ya al proyecto base.
Cuando intentas hablar
pero el eco del vacío
 impide que tu voz sea entendida

viernes, 11 de noviembre de 2011

Es tiempo de cambiar





En estos días en los que no podemos ver ni oír nada que no esté impregnado del constante y arduo tema político.
¿Realmente necesitamos una persona al mando del gobierno?
Esta es la cuestión que nos deberíamos plantear.
Pues aunque resulte extraño y los dirigentes no sean los adecuados, es cierto que necesitamos que alguien nos controle.
No es una broma de mal gusto y quizá lo contrario sería un pensamiento utópico, pero realmente la sociedad no se encuentra capacitada para desarrollar una vida cívica, respetuosa y tolerante.
Es una lástima que sigamos debatiendo por la derecha o la izquierda, eso ya no tiene importancia puesto que ambas sólo persiguen sus propios intereses sin importarles el resto de conciudadanos que ponemos en práctica sus reformas políticas, educativas, sanitarias y laborales.
No nos debería extrañar los acontecimientos aberrantes que suceden día a día en cualquier parte del mundo, y de las que los medios de comunicación hacen eco. Los mismos medios  que nos  aportan la información de forma racionada.
No tendría por qué preocuparnos que las personas destinadas a salvaguardar la ley y el orden abusen de su autoridad, sacando a pasear en cualquier momento la documentación o placa que les acredita. Del mismo modo que formulan sugerencias un tanto intimidatorias.
Si en verdad estamos cansados de esta situación, deberíamos comprometernos con nosotros mismos para reformarnos individualmente como personas y con ello regenerar la sociedad